LA VUELTA AL MUNDO

“Soy las ganas de vivir, las ganas de cruzar, 
las ganas de conocer lo que hay después del mar”. 

 

Regresamos a la sección “Viajar con Música” y lo hacemos descubriendo otro pedazo de tema viajero.

En un post anterior ya hablamos de la banda portorriqueña Calle 13 y de su canción “Latinoamérica”. Bien, pues hoy dedicaremos el post al temazo “La vuelta al mundo”. 

Esta canción habla de aire, de libertad, de independencia, de hacer lo que uno realmente quiere… habla de volar. 

Cuando el estribillo reitera la frase “darle la vuelta al mundo” no solo se refiere a viajar, a recorrer el planeta. También nos anima a dar un vuelco a nuestras vidas. Darle la vuelta al mundo, a nuestro mundo, a nuestra vida y a todo lo que no nos llena de ella.  

La vuelta al mundo

Este tema forma parte del disco “Entren los que quieran”. Con este álbum el grupo boricua obtuvo nueve premios Grammy Latinos en el año 2011.

Tal y como ya comentamos en el otro post sobre Calle 13, en 2015 René Pérez, cantante de la banda y más conocido como Residente, fue el primer latinoamericano en recibir el Peace Summit Award como distinción por su labor social. Este galardón se otorga cada año en La Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz.

 LA VUELTA AL MUNDO

No me regalen mas libros porque no los leo,
lo que he aprendido es por que lo veo.

Mientras más pasan los años me contradigo cuando pienso
que el tiempo no me mueve, yo me muevo con el tiempo.

Soy, las ganas de vivir, las ganas de cruzar,
las ganas de conocer lo que hay después del mar.

Yo espero que mi boca nunca se calle
también espero que las turbinas de este avión nunca me fallen.

No tengo todo calculado ni mi vida resuelta,
sólo tengo una sonrisa y espero una de vuelta.

Yo confió en el destino y en la marejada,
yo no creo en la iglesia, pero creo en tu mirada.

Tu eres el sol en mi cara cuando me levanto,
yo soy la vida que ya tengo, tu eres la vida que me falta.

Así que agarra tu maleta, el bulto, los motetes,
el equipaje, tu valija, la mochila con todos tus juguetes.

Y, dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo,
darle la vuelta al mundo, darle la vuelta al mundo.
 
La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina,
lo cambié por las estrellas y por huertos de harina.

Me escape de la rutina para pilotear mi viaje,
porque el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje.

Yo era un objeto esperando a ser ceniza.
Un día decidí hacerle caso a la brisa,
a irme resbalando detrás de tu camisa.

No me convenció nadie, me convenció tu sonrisa.

Y me fui tras de ti persiguiendo mi instinto.
Si quieres cambio verdadero, pues camina distinto.

Voy a escaparme hasta la constelación más cercana.
La suerte es mi oxígeno, tus ojos son mi ventana.

Quiero correr por siete lagos en un mismo día,
sentir encima de mis muslos el clima de tus nalgas frías.

Llegar al tope de la tierra, abrazarme con las nubes,
sumergirme bajo el agua y ver como las burbujas suben.

Dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo,
darle la vuelta al mundo, darle la vuelta al mundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.