GRAND CANYON NATIONAL PARK SOUTH RIM

“Hay un sentimiento que tengo cuando miro al Oeste,
y mi espíritu clama por salir”

Stairway to Heaven. Led Zeppelin. 

Llegando al South Rim
El South Rim o borde sur del Grand Canyon es la parte más conocida y visitada. Como todos sabéis, el Cañón del Colorado es una maravilla del mundo natural.
Esta grieta de hasta 1,5 kilómetros de profundidad, está situada a 2.000 metros de altitud. Tiene unos 16 kilómetros de media de una cornisa a otra, sin duda algo asombroso.
Grand Canyon South rim

Vistas desde el South Rim

Se ha convertido en uno de los grandes reclamos turísticos de Estados Unidos y en concreto, del estado de Arizona. El Parque Nacional se compone del cañón en sí mismo junto con la zona protegida que lo rodea. Nada menos que 4926 kilómetros cuadrados de superficie.
La mayoría de personas que lo visitan lo hacen desde una sola de sus orillas y pasan allí unas horas. De esta manera no es posible abarcarlo del todo. Y es una pena, ya que cada lugar tiene su punto especial.
Grand Canyon South rim

Pic-nic con vistas

Nosotros tuvimos la suerte de poder dedicarle tres días. Uno en el North Rim, otro en la zona Hualapai y un tercero en el South Rim. Esta última es quizás la parte más conocida o por lo menos la más visitada.

Para visitar el South Rim nos hospedamos en el Red Feather Lodge. Las habitaciones eran básicas pero bastante cuidadas. El precio incluía un sencillo desayuno, así que pudimos salir rápidamente hacia el Grand Canyon. Por cierto, ¡a tan sólo kilómetro y medio de distancia!

Annual Pass comprado en North Rim

Annual Pass

La entrada

Para entrar al Grand Canyon, al igual que para todos los parques nacionales de Estados Unidos, tenéis dos opciones.

– Adquirir el Annual Pass.  Como su propio nombre indica, es un pase anual que permite la entrada a todos los Parques Nacionales de Estados Unidos durante un año. Su precio es de 80 $ por vehículo. Si queréis saber mas detalles, los encontraréis en mi página “Annual Pass”. 

– Adquirir la entrada normal. Si no vais a visitar al menos tres parques nacionales, no compensa adquirir el Annual Pass, ya que el precio, dependiendo del parque, suele rondar entre los 25 y los 30$ por vehículo. Este tipo de entrada tiene una validez de 7 días para el mismo parque, siendo posible utilizarla en sus distintas áreas de entrada. En el caso del Grand Canyon, con ella podríais visitar tanto el South Rim como el North Rim. La parte Oeste no, porque es territorio Hualapai y tiene su propia tasa de entrada.
Río Colorado. Grand Canyon

El Grand Canyon justifica sobradamente su indiscutible título de Maravilla del Mundo Natural

La visita
Visitar el South Rim del Grand Canyon es muy fácil y puede hacerse en vuestro propio coche. Nada más llegar os darán un mapa en el que aparecen los miradores, que son los principales puntos de interes hasta los que se puede llegar en vehículo. Junto a dichos puntos hay zonas de aparcamiento, aunque limitadas. En cada parada podéis limitaros a visitar el mirador o animaros a hacer alguna de las caminatas que parten desde las proximidades. Están indicadas tanto en los letreros como en el mapa de la entrada.
De todas maneras, aquí os dejo esta info por si queréis echar un vistazo a los trails antes de llegar. También os digo que si solamente vais a pasar el día, lo habitual es hacer todas las paradas con el coche y bajarse a disfrutar las vistas y a tomar unas fotos.

Nosotros hicimos el Rim Trail. Es una senda muy fácil de unos 5 kilómetros, que une Yavapai Point y Maricopa Point. Las vistas son asombrosas.

Eco-tip: Recordad que en los Centros de Visitantes siempre hay una fuente específica para rellenar las botellas y cantimploras de agua. Así produciréis menos desechos y ahorraréis algún dinerillo. También hay una máquina donde coger hielos de manera gratuita. Os recomiendo que echeis un vistazo a mi post  “El agua en los viajes”.
Grand Canyon South Rim

La ruta en coche es muy fácil de recorrer y tiene las paradas señalizadas

Si no tenéis coche, o simplemente decidís dejarlo en el parking principal, hay unos autobuses con paradas en los diferentes miradores. Nosotros comenzamos yendo al Centro de Visitantes, junto al parking, para informarnos un poco de los trails y horarios de las charlas de los rangers. Aprovechamos también para visitar el famoso Mather Point, un mirador que se encuentra a escasos metros de allí. Después decidimos continuar rumbo al mirador mas alejado del Centro para luego ir regresando hacia el mismo. Este mirador es el Desert View, donde dimos un pequeño paseo y visitamos una réplica de una torre de la tribu Anasazi.
Tormenta vista desde el South Rim

Tormenta en el North Rim vista desde el South Rim

Dejamos para el final el mirador Yavapai. Nos habían dicho que es el más recomendado para ver la puesta de sol… ¡y es verdad! Además comenzó a caer una tormenta al otro lado del cañón y eso nos permitió sacar unas fotos con un colorido muy especial. ¡Parecía que el cielo estaba en llamas!
Aquí os dejo un mapa muy útil donde os podéis hacer una idea de la zona a visitar con el coche y en general de todo el South Rim.
Grand Canyon South Rim

Las posibilidades fotográficas son infinitas

También es conveniente echar una ojeada al Visitor Centre y su tienda de recuerdos. Allí mismo os informarán de la proyección de una película de 35 minutos de National Geographic sobre el Grand Canyon. Se paga aparte y aquí os dejo la información de los precios.
Además hay que tener en cuenta la opción de unirse a una de las charlas explicativas y gratuitas de los rangers. Os informarán sobre su temática, puntos de encuentro y horarios en el Centro de Visitantes. Obviamente, es recomendable saber algo de inglés. 
Grand Canyon South Rim

El Parque esconde múltiples rincones donde descansar

El paseo en mula 
El paseo en mula que parte del South Rim precisa reserva con al menos 13 meses de antelación ¡y se llenan enseguida! Además hay que cumplir una serie de condiciones como no sobrepasar los 91 o los 102 kilos de peso (dependiendo del paseo), medir al menos 1,40, no tener miedo a los animales, no estar embarazada y estar en buena forma. Nosotros no nos lo planteamos siquiera porque ya habíamos destinado nuestro presupuesto al vuelo en helicóptero.

De todas formas, por si estáis interesados tenéis la información completa de los diferentes tours, precios y horarios en la página de Xanterra. 

El vuelo en helicóptero
Otra de las actividades más populares es contratar un tour en avioneta o helicóptero para poder ver el Grand Canyon desde las alturas y obtener panorámicas diferentes que desde los miradores habituales no lograríamos.
Grand Canyon Helicópteros

Sobrevolar el Grand Canyon en helicóptero es una opción muy popular

Cuando estuvimos eran más económicos los vuelos en helicóptero que en avioneta. Nosotros habíamos habíamos contratado previamente un vuelo en helicóptero con la empresa Papillon. En su página tenéis los precios actualizados.
Una vez en las oficinas nos pesaron para indicarnos qué lugar del helicóptero debíamos ocupar cada uno. Muy curioso. Nos dieron unos cascos…¡y a volar!
Vistas del Grand Canyon desde el helicóptero

El vuelo en helicóptero permite apreciar diferentes panorámicas

La duración fue de unos 30 minutos. Sobrevolamos el bosque de Kaibab y el Corredor del Dragón. Esta se supone que es la parte más ancha y profunda del cañón.

A ver, como experiencia no está nada mal y es una ocasión única para disfrutarla. Ahora bien, desde mi punto de vista, si preferís dedicar vuestro presupuesto a otras cosas o si andáis justos de tiempo, tampoco es algo que me parezca imprescindible. Los múltiples miradores del parque ofrecen de por sí vistas extraordinarias.

 Próximo capítulo:  Grand Canyon, North Rim
Capítulo anterior: Estados Unidos on the Road

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.