VIAJAR Y LA FELICIDAD

“Desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. 
Aprovecha los vientos alisios en tus velas. 
Explora. Sueña. Descubre”.  Mark Twain.
 
El dinero no da la felicidad. Esto es una especie de mantra que no dejamos de escuchar y que está cargado de razón. De hecho, un estudio realizado por la Universidad Estatal de San Francisco concluye resumiendo que la felicidad se encuentra en las experiencias.
viajar y la felicidad

Cuanto más conscientes somos de la grandeza del mundo, más pequeños nos sentimos

Es por esto precisamente que el viajar y la felicidad suelen ir de la mano de forma inseparable.
viajar y la felicidad

El término Wanderlust describe perfectamente a quienes sienten verdadera pasión por viajar

Si te apasiona viajar harás maravillas con lo mucho o poco que tengas. Una vez cubiertas las necesidades básicas, antepondrás el viajar y la felicidad que te aporta a cualquier otra cosa.
viajar y la felicidad

Los instantes de asombro en la vida son los que cuentan

Pero… ¿por qué es mejor invertir en viajar que en cualquier otra cosa? La explicación es bien sencilla.
viajar y la felicidad

Conocer gente de otras culturas, practicar sus costumbres, comer sus comidas …

Tanto la dopamina como las enforfinas que libera el cuerpo cuando experimenta el placer de comprar, tienen las horas contadas. Esto hace que la adquisición de cualquier objeto produzca una satisfacción inmediata, pero para nada duradera. 
viajar y la felicidad

… aprender sobre sus religiones, conocer sus templos y monumentos

Por todos los objetos que adquirimos acabamos perdiendo el interés. Sin embargo, las vivencias únicas que experimentamos al viajar permanecerán con nosotros durante toda la vida.
viajar y la felicidad

Cuando te levantas por la mañana y sabes que ese día jamás lo olvidarás

La ilusión y la investigación en la fase previa también aportan instantes de felicidad, por lo que podemos decir sin miedo a equivocarnos que nuestro viaje es una inversión triple: el antes, el durante y el después. 
Sepilok Rehabilitation Centre

El amor por los animales puede incrementar todavía más el disfrute en los viajes

Otro factor añadido que obtenemos al invertir en viajar es la sorpresa. Cuando compramos cualquier cosa sabemos lo que recibiremos a cambio. Conocemos el bien o el servicio que ese objeto puede aportarnos. Pero los viajes nunca sabemos lo que nos deparan, y es por ello que aportan sal y pimienta a la rutina de la vida cotidiana.
viajar y la felicidad

Momentos sencillos e irrepetibles

Precisamente, abstraerse de la rutina y relajar la mente son algunos de los argumentos que esgrimen quienes anteponen el invertir en viajar a todo lo demás.
South Rim Grand Canyon

Lugares sorprendentes se graban para siempre en la retina

Pero lo más importante que se adquiere viajando y que no se vende en ningún lugar es la apertura de mente. Esta fórmula aporta la mayor de las riquezas:
 Apertura de mente + Mundo recorrido = Incremento del Pensamiento Global
Una vez se obtiene un pensamiento global, un profundo cambio empieza a producirse.
viajar y la felicidad

Viajar, la mejor inversión

Todo lo que uno creía conocer sobre infinidad de temas cobra una nueva dimensión. Los sentidos se potencian y se desarrolla una percepción especial para apreciar todo con mayor sensibilidad. Esta percepción después se traslada a la vida cotidiana, dotando a quien viaja de una mayor amplitud de miras.
viajar y la felicidad

Una vez adquirido el pensamiento global, todo empieza a ser diferente

Gracias a todos estos factores, el viajero evoluciona a un nuevo nivel. Adquiere conciencia de la propia insignificancia. La proyección de nuestros enormes problemas toma un nuevo prisma, y objetos imprescindibles en nuestra vida diaria pasan a ser anodinos. Se aprende a relativizar.
viajar y la felicidad

Viajando se viven instantes mágicos, en compañía y también de soledad

Aventuras increíbles, experiencias enriquecedoras e innumerables anécdotas nos esperan en cada rincón para no dejarnos indiferentes. Todo ello aderezado, por supuesto, con una buena dosis de cultura y de crecimiento personal.
viajar y la felicidad

Momentos inolvidables, anécdotas y experiencias enriquecen los viajes

 Por todo esto y más, viajar no es gastar, es invertir. Invertir en crecer como personas. Invertir en crear buenos recuerdos para conservarlos toda vida. En definitiva, invertir en felicidad.
El viajar y la felicidad son compañeros inseparables.

Canal de Youtube “Alanxelmundo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.